portfolio7
ALEJANDRO CORREA: CON ALAS EN EL ALMA Y LOS PIES EN LA TIERRA

Es el primer castillense que integra la Escuela Nacional de Danza del SODRE y que aspira a ser Bailarín Profesional de Ballet Clásico. Soñar no cuesta nada, alcanzar el sueño cuesta trabajo, dedicación y esfuerzo. Para un chico joven aspirar a ser bailarín en cualquier ciudad de Europa o Asia seguramente no sea tan complicado, pero si nació en Castillos (Uruguay) todo será en base a sacrificio.

Alejandro Correa es un castillense nacido en el seno de una familia humilde del Barrio Da Costa un 17 de Abril de 1995. Es hijo de Carolina San Martin y es el mayor de tres hermanos. Desde muy pequeño Alejandro sintió atracción hacia la danza:

“desde que tengo conciencia me gusta el baile, siempre me gustó bailar el ritmo que fuera. En mi casa era el que animaba las reuniones familiares y en la Escuela me enganchaba en todas las actividades artísticas”,

nos comentó.

Con 16 años se vincula a la Academia Red Black (Castillos), gracias al impulso que le brindo su madre, comenzando allí sus primeros pasos en la Danza Clásica.

“Mamá siempre me apoyó, advirtiéndome que iba a encontrar muchas dificultades en el camino y que seguramente con esto no haría mucho dinero, pero ella siempre está conmigo acompañándome en todo lo que puede”.

En el año 2013, invitado por la Prof. Mariana Fernández, llega a la Academia local el bailarín argentino Martin Vedia (quien en ese momento formaba parte de la Compañía del SODRE) a dictar un Taller de Ballet Clásico del cual participa Alejandro Correa. El artista queda sorprendido de las condiciones naturales de Alejandro para la Danza Clásica y lo motiva a audicionar en la Escuela Nacional de Danza.

“El pibe es muy bueno, hay que trabajarlo, pero tiene condiciones”

destacó Vedia. Es así que en Diciembre de ese mismo año Correa da su prueba de ingreso en la Escuela Nacional quedando seleccionado, junto a otro joven, para acceder a la misma. En Febrero de 2014 le comunicaron oficialmente que había sido aceptado como alumno

portfolio7

“y fue todo muy loco porque tuve que conseguir rápidamente donde ir a vivir a Montevideo”
,

manifestó. En cuanto al tema de becas dijo:

“llamé al Fondo de Solidaridad, busqué por todos lados pero en todos me dijeron que no, que si no eran carreras terciarias no podía acceder a una beca”.

Ya en Montevideo,

“conseguí trabajo en una multinacional de comidas rápidas donde trabajé el primer año hasta que tuve que dejar por problemas de horarios. En la Escuela estoy de lunes a viernes de 14 a 20 hrs, donde tengo 2 horas de Clásico y 4 horas más de materias complementarias. Las dos horas son muy intensas, básicamente todo lo técnico y mucho acondicionamiento físico. También tomo clases particulares fuera de la Escuela Nacional los días martes y jueves. Quiero acumular la mayor experiencia posible y aprender los distintos métodos y técnicas que existen en el Ballet, ya sea el del American, la Opera de Paris o el Bolshoi.”

Alejandro está cursando su tercer año de esta carrera.

“Mis planes futuros son audicionar para la Compañía (SODRE) y si no salir por el mundo audicionando en otras compañías. Me gustaría mucho la de Santiago de Chile, es mi sueño llegar a ser bailarín profesional acá o en Santiago”.

Nuestro entrevistado es un chico humilde e introvertido al que le cuesta expresar con palabras el momento que está viviendo. Se trata del primer varón rochense que llega a la Escuela Nacional de Danza y que tiene como meta bailar profesionalmente.

“En mi clase somos únicamente dos del interior, el resto son todos de Montevideo”,

nos comenta. Todo lo que ha logrado hasta ahora es en base a sacrificio. Actualmente vive en una pensión donde alquila una pieza la que paga

“con el dinero que hago en la temporada. Trabajo en verano para costearme los gastos pero no me alcanza. Tengo la ayuda de mi familia y a veces me alimento con lo que me envía mi madre por encomienda”,

Correa comentó a +ROCHA que en determinado momento no pudo hacer frente al alquiler de la pieza y estuvo a punto de abandonar la carrera y regresar a Castillos.

“Para que no regresara mi Maestra de Ballet, en la Escuela Nacional, me pagó de su bolsillo 4 meses de alquiler y así pude seguir estudiando”. La docente es Sofía Bass quien ha sido exigente con Alejandro en aspectos que debió mejorar, como por ejemplo la apertura de cadera.

“Me tuvo todo un año haciendo la M para poder abrirla”

Correa ya ha tenido la posibilidad de participar como extra en espectáculos de la Compañía del SODRE que dirige Julio Boca.

“En el primero que aparecí fue en el de Giselle donde tuve que hacer lo mismo que los de la Compañía es decir, estar dos horas antes, maquillarme, calentar. Ahí conocí a Julio Boca, a los primeros bailarines, a los vestuaristas. Después estuve en El Lago de los Cisnes donde en algunas funciones hice de decorado y en otras me tocó bailar y abrir el tercer acto. También tuve participaciones en El Carnaval de los Animales y en el Cascanueces.”

portfolio7

Como ya dijimos Alejandro se mostró en toda la entrevista con bajo perfil, mostrando que se trata de un muchacho que aspira a llegar lejos. No tenemos dudas que lo va a lograr porque le sobran capacidad y condiciones, contando además con el apoyo de familiares y docentes que están dispuestos a no dejarlo solo en éste objetivo. Simplemente espero que después de conocer su historia, todos apoyemos y estemos atentos para que este nuevo embajador de la cultura rochense pueda alcanzar su objetivo.

Fotografías por ZMH Guido Moreira / Fotografía. www.zmhfotografía.uy

EN CUENTRA RAPIDAMENTE LO QUE ESTÁS BUSCANDO EN MÁS ROCHA

BUSCAR