EL PUENTE DEL ARROYO DE VALIZAS
EL PUENTE DEL ARROYO DE VALIZAS

El Departamento de Rocha tiene el privilegio de reunir en su territorio numerosos ecosistemas, además, inserto en esa diversidad de paisajes cuenta con cuatro lagunas de importancia: de Garzón (en el límite con el departamento de Maldonado), de Rocha, Castillos, Negra ó de Los Difuntos y finalmente la Laguna Merim en el límite con Brasil y compartida con los departamentos de Treinta y Tres y Cerro Largo.

La laguna de Castillos, en el siglo 19, fue el motivo de un proyecto de puerto interior, que de prosperar hubiera resultado de alto impacto ambiental, nefasto para todo su ecosistema y me refiero a la información de Antero Urioste , ex bibliotecario del Consejo Nacional de Enseñanza Primaria y Normal cuando relata en La Sección Industrias y Obras Públicas: “…Años después (1889-90) el Ing. Roberto Armenio proyecta la conversión de la Laguna Castillos en un puerto comercial y de refugio,…la construcción de dos canales navegables: Merin-Castillos y Castillos-Rocha-Maldonado…” (Antero Urioste Ensayo de una Bibliografía, Cartografía e Iconografía del Departamento de Rocha * 1516-1945.)

Dejamos sin enumerar espejos de agua de menores dimensiones y otras lagunas menores cuyos nombres los sepultó el olvido por alteraciones del medio ambiente, desaparecieron del mapa rochense, mientras que por acción del hombre surgieron otras cuencas como las represas de India Muerta y Los Naranjos.

La Laguna de Castillos, que oscila en unas ocho mil hectáreas de superficie, está considerada como “Reserva de Flora y Fauna”, “Refugio de Fauna”. Es un área protegida por la Convención de Ramsar sobre humedales de importancia internacional y Reserva de Biosfera MAB-UNESCO.

EL PUENTE DEL ARROYO DE VALIZAS

En el presente trabajo juega un rol de importancia la Laguna de Castillos. Ésta se alimenta a través de arroyos, cañadas y “sangraderas” que previamente recorren una vasta, extensa y diversa región del Departamento de Rocha antes de desembocar en los esteros que rodean a la Laguna, verdaderos ‘filtros’ de las aguas de las diversas corrientes enumeradas precedentemente.

Los cauces de importancia que desembocan en la Laguna sin contar cursos de agua de menores dimensiones son: Cañada del Sauce, de la Tapera ó del Pueblo, Cañada Castillos Chico o Bellaca, y los Arroyos de Castillos Grande, del Sarandí, Del Consejo, de las Piedras, de Chafalote. Todos éstos depositan sus aguas pasando por el tamiz de los bañados del Arazá (el de mayor extensión pues la rodea prácticamente), Chafalote y Don Carlos.

El monte autóctono y variado circunvala la Laguna de Castillos, esta diversidad de la flora crea un ambiente propicio para albergar una abundante fauna.

Toda esta cuenca de agua se conecta al Océano Atlántico a través del Arroyo Valizas, un cordón umbilical generador de asentamientos de pobladores: una en su desembocadura en el mar, el balneario Barra de Valizas y la otra sobre el Puente homónimo del Arroyo. Otrora existió otro poblado llamado Fondo de Valizas hoy desaparecido.

EL PUENTE DEL ARROYO DE VALIZAS

En la Laguna existe una zona conocida como Punta del Diamante:“...Figura como dilatación única y notable la punta del Diamante. Hay en dicho albardón, estupenda obra, quizá de... indios muy anteriores a los charrúas y sus coetáneos que construyeron y habitaron terramonteros, tan importantes como poco conocidos. Una de las atalayas del gran murallón es el Diamante; otra diametralmente opuesta la Guardia del Monte.” (28)

Numerosos son los cerritos de indios que circundan la Laguna, no hace mucho tiempo una empresa que se dedicó a extraer arena del paraje o bañado del Arazá próximo a ruta 9 y la ciudad de Castillos, en su labor extractiva encontró numerosas y variadas utilerías indígenas depositadas en un manto de tierra negra arenosa, a una profundidad de 40 a 50 cm. Tenían que remover para llegar a la arena blanca o comercial y al respecto no se tomó ninguna iniciativa de recoger, estudiar y preservar dicho patrimonio.

La Punta del Diamante fue un lugar de gran importancia para nidificación de numerosas aves de distintas especies, entre ellas las gaviotas, flamencos, garzas rosada, blanca chica y grande; ganso coscoroba, cisnes de cuello negro, boyeros con sus nidos largos y trabajosamente armados, federales, dragones, chajaes, ñacurutúes, la bandurria, cardenales entre un sin número de aves.

Era común salir embarcado a recoger los huevos de los nidos de este lugar que estaban ubicados sobre lodazales flotantes recolectándolos con cucharones. Predominaban los de gaviotas a los que se les daban distintas utilidades, como alimento de cerdos y para consumo humano. Estos huevos producto de la colecta, se llevaban de contrabando simulados como carga de peces en los camiones para estos fines cuidadosamente colocados en las bandejas que se utilizan para transportar pescados. Su destino eran confiterías, principalmente de Montevideo y Maldonado.

Una antigua panadería de Castillos empleó para la repostería los huevos de estas aves. Mientras no eran utilizados los conservaban en barriles de madera –de vino-, el proceso era el siguiente: acomodaban entre dos a tres mil huevos colocando determinada cantidad, se agregaba cal apagada, luego camadas de huevos, cal y así sucesivamente y al final se le añadía agua hasta que quedara cubierto por este último elemento el contenido del barril.

EL PUENTE DEL ARROYO DE VALIZAS

Actualmente han disminuido los nidales por la presión ejercida a la población de aves, particularmente las gaviotas nidifican en otro lugar de la Laguna de Castillos.

De acuerdo a la información brindada por dos pescadores del lugar: Rubén Veiga y Oscar Olivera Busquets, los primeros pobladores del asentamiento del Puente del Arroyo Valizas emplazado en el refugio de tropa que quedó en desuso por el cambio de modalidad de traslado del ganado fueron: “Viejito” Molina, Leonel Álvarez y su familia, Mazul Veiga, Marcos Taquil, Lavalleja González, Virgilio Olivera, Juan Manuel “Macaco” Lima, Julio “Tito” Molina, Franco Casuriaga, Lavalleja Pérez “El Cestero”, Tomás Molina y luego los entrevistados.

Olivera Busquets afirmó: “...a este puente lo conozco desde niño, pues mi padre y mis tíos vivían de la captura del tiburón y en la zafra del camarón venían acá al arroyo y a la laguna.
No existían estas construcciones que vemos hoy, recuerdo que había un ranchito de un señor que le llamábamos el “Viejito Molina”. Los demás armaban unas carpitas de junco y / o paja.
Muchos pescadores usaron el puente de techo y las paredes de junco con varejones de eucaliptos y cañas, eran los primeros pescadores que ganaban este lugar. Estas construcciones se hacían en las bocas del puente que era alta, seca y no se inundaba, actualmente ya es distinto...”

EL PUENTE DEL ARROYO DE VALIZAS

Reflexionó: “...los habitantes del Puente de Valizas es una población que cambia con las generaciones venideras...”

Olivera, con el conocimiento empírico del lugar, destacó que el Arroyo Valizas sufre una traslación permanente en un proceso lento y es apreciable con el transcurso de los años, quita terreno a una de las riberas y da a la otra. El cauce mantiene su mismo ancho, “... la naturaleza es sabia y regula, le quita campo a uno y le da al otro, el cambio del arroyo toma orientación Norte...”.

Hoy el tipo de construcciones es distinto, de materiales más perdurables y mayoritariamente de desorillas de madera en virtud del surgimiento de aserraderos en la zona de Castillos.

Rubén “Pato” Veiga aseguró:“...hoy el puente es de cemento, en el agua aflora unos troncos que sirvió para instalar los andamios para su construcción; escuché a mis mayores que el arroyo tenía varios pasajes y que existió algún puente rudimentario de madera...”

Mientras que Olivera precisó: “...antes de existir el puente había dos posibilidades de cruzar, una era cuando la barra estaba cerrada sobre la costa atlántica, y la otra el Paso de las Carretas en la boca de la laguna donde estaba señalizada y ahí el nombre del arroyo de este lugar, desde aquí parte un camino que luego se enfrenta al acceso a Barra de Valizas: el camino de las carretas y de las tropas...”

La ruta 10 estaba recién construida y no estaba conectada entre sí por el puente del arroyo Valizas. En este lugar preciso hubo un personaje cuyo nombre fue Carmen Álvarez popularmente conocida por “La Chueca Carmen”. Disponía de un bote para el traslado de mercaderías y o personas al otro tramo de la ruta. Ricardo Olivera recuerda así las referidas vivencias: “mi padre trabajaba para la firma Rubio, Pendás y Rubio Latorre y en los campos del finado Rosario Olivera y su hermano, Carmen trasladaba en su bote la mercadería para el otro lado de la ruta. “La Chueca Carmen” cargaba su carrito de mercaderías que era tirado por una petisa rosilla, tan vieja como ella; distribuía la mercancía entre los distintos pobladores rurales que habían realizado la compra, de esa zona”

Carmen Álvarez, también trasladaba desde ese punto de la ruta, mercancías y pasajeros a la Barra y al Rincón de los Oliveras en su bote por el arroyo Valizas.

Una nota sobre la construcción del Puente relata una de las rutinas de aquella ocasión, dice:

“Puente s/a. Valizas Dpto. Rocha Enero 9/944.

Señor Ay. Ing. Don Miguel Corbo Hutton:
Con respecto al jornal del ayudante carpintero Santana López la empresa le aumentó en el mes de diciembre pdo. 0,20 en c/jornal y como es lo que le corresponde según artículo 1º del pliego de condiciones, a los ay. Armadores de maderas, les pertenece $2.90 y por dicha razón lo liquidé así. Si no estuviera bien, ruego me avise, a pesar que Santana López es este mes el día 5 quedó cesante en la obra, no trabaja más. También remito los datos del Señor Olivera para el acceso o empalme que quiere construir. Con tal motivo salúdalo muy atte. S.S.S. Y Galiano”

EL CAMARÓN

CANCIÓN DEL CAMARONERO

La trampa de la laguna
Cerró su boca de arena…
Llora el Valizas su pena
De no arrastrar de la luna
Al mar su plata serena…

Y en sus bordes arenosos
Arde un mundo de faroles,
Como noctámbulos soles
Que palpitan temblorosos
Desdibujando arreboles…

Y en tu instinto peregrino
Camarón, tú ya no puedes
Escapar a tu destino…
Marca el desove tu sino
En un calvario de redes…

Canción del Camaronero,
Que lucha con tanto afán…
Vaivén de redes que van
Transmutando los luceros
En tibios trozos de pan…

Mates, faroles, botellas…
Bote, parrilla y fogón…
Y a veces una reunión…
O un contrapunto de estrellas
Brillando en el corazón…

Y cuando el frío hace mella
En tus carnes pescador
Buscas algo de calor
Guardando en una botella,
Para renovar tu ardor…

Tantas noches de trabajo
Compensaran tu fatiga…
Cuando al agua tú le digas
Tu bendición porque trajo
A tus redes sus espigas…

Le canto, camaronero
A tu perfil de agua y duna…
Sabes vestirte de luna
Y con clavel de lucero
Te miras en la Laguna…

Humberto Ochoa Sayanes “Puñados de estrellas – De mis Amigos”

Por las condiciones de sus ecosistemas en las Lagunas de Rocha y Castillos, ocasionalmente en la de Garzón, es posible que ingrese el camarón desde el mar; en la de Castillos es donde se obtiene un mayor volumen de captura. Desde el Puente del Arroyo de Valizas hasta la laguna de Castillos se realiza la mayor captura de camarones, generalmente con unas artes de pesca llamadas trampas; el manejo de estos crustáceos se realiza con un sentido sustentable. La captura del cangrejo sirí y la pesca de diversas especies de peces se realizan en toda la extensión del arroyo.

Es un punto de encuentro de pescadores aficionados durante todo el año con mayor concentración de esta práctica deportiva en la temporada estival.

Sobre el camarón Rubén Veiga y Oscar Olivera afirman que entra desde el océano siendo larva de acuerdo a determinadas dinámicas como el ingreso de agua salada al arroyo. En la laguna cumple el ciclo de crecimiento y no como sostienen algunos de que el camarón entra a desovar.

Al respecto Olivera señaló: “...para mí y para muchos pescadores viejos el camarón entra muy chiquitita que hay que mirarla con microscopio, se cría en la laguna y cuando es adulto busca emigrar al mar por naturaleza, que es sabia, pero no como sostienen algunos que entra grande, seríamos entonces estúpidos si no intentáramos capturarlos cuando entran, pero nadie lo pesca cuando entra...”

Veiga reafirmó el concepto anterior: “...ingresa siendo larva cuando la laguna y el arroyo pierden su corriente e ingresa la del mar y si no se da este factor de agua salada hasta la laguna no es buena la zafra. Ya en marzo el camarón es adulto, busca emigrar y la mejor condicionante es que la barra esté cerrada entonces quedan acorralados...”

Antiguamente para esta tarea se empleaban redes de arrastre, actualmente se utilizan trampas. Para los pescadores la red de arrastre es depredadora por que destruye o remueve el suelo del cauce del arroyo y de la laguna, además captura otras especies matándolas y las mismas no son comerciables por su rentabilidad. Mientras que la trampa es selectiva, por ejemplo ingresa el camarón adulto y queda atrapado, mientras que los de menor porte logran evadir. Los peces por su tamaño no logran internarse a esta arte de pesca y los más chicos generalmente logran fugar; es muy bajo el porcentaje de peces que quedan atrapados y son reintegrados a su hábitat por los pescadores.

Oscar Olivera aseveró quiénes se dedican a la captura del camarón: “...hay pescadores y gente que viene a pescar solamente en la zafra, a tal extremo arriban de otros lugares que no son del Departamento de Rocha...”

El ex Instituto Lobero y Pesquero (ILPE) regulaba esta actividad y levantaba la producción. Con la reforma este Organismo del Estado pasó a manos del Instituto Nacional de Pesca (INAPE). Rubén Veiga recordó: “...durante el gobierno cívico militar venían los de la Marina a controlar conjuntamente con los del ILPE para evitar el contrabando de camarones.
La policía en los accesos de Valizas y otros lugares fiscalizaban para evitar la evasión de camarones a lugares que no fuera ILPE...”

Ambos pescadores recuerdan una iniciativa en la década del 1940 de una firma que se llamó Coates Hnos. Efectuó algunas construcciones próximas al arroyo y hacia la laguna en la margen derecha con instalaciones para el acopiamiento y cocinado de camarones, es posible aún ver restos de las piletas.

EL PUENTE DEL ARROYO DE VALIZAS

Al respecto transcribimos parte de una nota del año 1946:

“Señor Director de la Regional Nº9 de la Dirección de Vialidad-
CRISTÓBAL GORDON COATES, con domicilio en la Villa de Castillos, Escribanía del Señor Analio Amonte,- al Sr. Director se presenta y dice:
Que es propietario de una fracción de campo ubicada en el paraje “Rincón de los Olivera”, de la cuarta sección judicial del Departamento de Rocha, empadronada en mayor área con el Nº1646, compuesta de 1 hectárea y linda: al OESTE, con carretero Castillos-Balizas, ramal de la ruta Nº 9, con un frente aproximado de 147 metros por ese costado; al SUR, con el Arroyo Balizas y al NORESTE, con los sucesores de Leonardo E. Olivera.
Que esa propiedad está ubicada en la margen izquierda del Arroyo Balizas y queda lindando con el terreno adyacente al puente del mismo nombre.-...”

La instancia de una buena zafra de camarón hace del lugar un sitio con mucha movilidad, trajín, particularmente de noche con cientos y cientos de faroles encendidos creando en ese entorno otro espectáculo más a la vista. Por ejemplo, quien transite por Ruta 9 entre las localidades de Castillos y 19 de Abril, a la izquierda con orientación a la ciudad de Rocha o a la derecha quien se dirige hacia la localidad del Chuy verá toda una iluminaria como si fueran las luces de una ciudad, a tal extremo que opaca las luces intermitentes del Faro de Cabo Polonio que es apreciable desde ese lugar de la Ruta 9.

Los pioneros de la captura y colocación en el mercado consumidor del cangrejo Sirí fueron los pescadores Mazul Veiga y Amílcar Oscar Olivera, comenzaron con los Hoteles del Balneario La Coronilla en el apogeo de su oferta turística y posteriormente se sumó el mercado de Punta del Este.

EL PUENTE DEL ARROYO DE VALIZAS

En un principio el cangrejo se colocaba entero así como lo capturaban pero luego surgió el interés de que fuera la pulpa previamente cocido, sumando así un valor agregado a la economía del Puente del Arroyo Valizas.

Para Veiga el Arroyo de Valizas “... ha sido rentable para todos nosotros: Berberechos, camarón, lenguado, sirí, bagres, el monte de ombúes e indiscutiblemente tiene un montón de riquezas”.

Los paseos al monte de ombúes surgieron a instancias de que el Puente del Arroyo de Valizas era frecuentado por numerosos visitantes y les interesaba llegar a la boca de la Laguna, al respecto Óscar Olivera Busquets recordó: “...yo tenía un bote pequeño de pesca, no era cómodo y prolijo para llevar turistas, pero lo hacíamos con grupos de cuatro o cinco personas”.Estas personas que venían a este paraje lo hacían por distintos motivos: algunos a pescar y otros a pasear.

Apreciando este potencial interés se recurrió a embarcaciones de mayores dimensiones que fueron construidas por los propios pescadores, algunas de ellas con una capacidad para más de cincuenta personas. Rubén “Pato” Veiga y Óscar Olivera Busquets tenían ambos embarcaciones y optaron por formar una empresa de transporte de pasajeros en lanchas con fines turísticos. La modalidad de trabajo era que salía la lancha de uno de ellos, luego le tocaba turno al otro y al final de la jornada se hacía una bolsa en común repartiéndose en partes iguales las ganancias obtenidas. Este comienzo motivó a que se acelerara la presencia de turistas al saber sobre el paseo al monte de ombúes y obviamente atrajo a otros operadores a explotar este recurso que iniciaron Olivera y Veiga del arroyo Valizas.

Los pioneros decidieron colocar un libro en cada embarcación para que los turistas expresaran los sentimientos que les dejaba el lugar así como sugerenciassobre qué aspectos debían mejorar para una mejor atención al turista que viene de distintos lugares y diferentes nacionalidades.

EL PUENTE DEL ARROYO DE VALIZAS

Una de las expresiones estampada en el Libro de Visitas dice:“Hermosa experiencia que nos ayuda tomar conciencia de que la naturaleza es única y como tal debe ser respetada, se necesita más guarda parques como el que nos atendió, excelente trato, humano, muy buena disposición como también el nivel de información y también en cuanto al trato recibido en general – Familia Rivas Coira”. Otro registro dice: “El lugar es hermoso y nos gustaría disfrutarlo un poco más, déjenlo ver pero no desaparecer – Familia Ferreira”.

El pescador artesano Amílcar Olivera Busquets lleva fabricadas más de cincuenta barcas de pesca de diferentes dimensiones y de gran porte, al respecto expresó: “...para Colonia construí barcas de once metros con manga de casi cuatro metros, generalmente construyo de diez. Actualmente por disposiciones vigentes de DINARA han reducido el tonelaje de las embarcaciones de pesca artesanal”.

La Laguna de Castillos está comprendida en la Reserva de Biosfera y protegida por la Convención de RAMSAR. Hay quienes sostienen que no se ven pautas claras del Gobierno uruguayo en cuanto al cumplimiento de una gestión real de las especificaciones precedentes que implican acuerdos internacionales suscritos. Esta es la interrogante que muchos pobladores e investigadores llevan a cuesta sobre la gestión gubernamental al respecto en el Departamento de Rocha.

La “Reserva de Flora y Fauna” de la Laguna de Castillos presenta valores destacados someramente reseñados en la introducción del presente trabajo. En cuanto a la flora se destaca en todo el entorno un cordón de especies nativas con la presencia notable del monte de ombúes.

Existe expectativa en cuanto a la presencia de variedades vegetales exóticas: cuál es el grado de incidencia sobre el monte nativo, el valor de contaminación que ejercen. Surge interés en conocer la salud del agua de los diferentes cauces que arriban a la Laguna de Castillos.

EL PUENTE DEL ARROYO DE VALIZAS

El ombú en el paisaje uruguayo se destaca por ser un árbol solitario, pero este lugar goza del único monte de ombúes más grande del mundo y es la atracción turística más importante que ofrece el Puente del Arroyo de Valizas.

Acompaña a esta flora la vegetación típica de los bañados y praderas naturales, creando un nicho importante para una variada fauna, por ejemplo las aves superan las 220 especies, algunas muy raras en nuestro País y arriban a la Laguna aves migratorias del hemisferio Norte como también del Sur con particular presencia de las que habitan en la Patagonia.

Estudios realizados por el Guarda Parques del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca de la Laguna de Castillos Juan Carlos Gambarotta detectaron años atrás trece especies de patos, entre ellos la cuchara, la gargantilla, colorado. En otoño y primavera Gambarotta comprobó que arribaban chorlitos, águilas pescadoras, peregrinos entre otras, muchas de ellas nidifican en la Laguna. Gambarotta se limitó al estudio en el predio del Ministerio y destacó que existen numerosísimas especies que nidifican en el resto del área, por ejemplo dos colonias de garzas y mazaricos, pero que no están comprendidos en el espacio catalogado de refugio. En cuanto a los mamíferos y en el predio mencionado detectó tres especies distintas de ratones; además gatos monteses, Mao peladas asociados a una diversidad importante de fauna allí existente.

… Del libro del autor De Agua(s) Dulce(s) al Cabo Polonio – Una Expedición en la Historia.

NÉSTOR ROCHA

Pueden escribirle a Néstor Rocha a su mail: rocharochanestor@hotmail.com

EN CUENTRA RAPIDAMENTE LO QUE ESTÁS BUSCANDO EN MÁS ROCHA

BUSCAR