Memorias de Aguas Dulces
MEMORIAS DE AGUAS DULCES / FINAL

EL PRIMER ALUMBRADO PÚBLICO

El balneario creció y centenares de viviendas de distintos materiales y diferentes formas emergían entre los médanos, acacias, pinos, caminitos y una avenida principal, muchos pobladores la denominaron Gorlerito, hoy Cachimba y Faroles. A este núcleo poblado había que proporcionarle luz en su única calle, fue entre 1971 ó 1972 el Intendente Municipal de Rocha de esa época Arturo Correa Corbo inauguró el alumbrado público de Ute en las localidades de 19 de Abril y Cebollatí supliendo a los faroles a queroseno, a presión de aire por bombeo y mantilla. Eran treinta a cuarenta faroles que estaban depositados en los galpones de sus Juntas Locales con sus columnas de madera.

Estas columnas de madera dura de cuatro lados se instalaron en lo que hoy es la calle Cachimba y Faroles, en el extremo superior de estos postes tenían colocados dos maderas más una horizontal y otra en diagonal formando una escuadra de las cuales sobresalían sus extremos, en las horizontales se colgaban los faroles. Arturo Correa reflexionó sobre esta obra de iluminación dimensionando la identidad de Aguas Dulces: “hacia juego con todo el paisaje de las viviendas, el camino, de la gente que viene a veranear, se designaron dos funcionarios municipales para el mantenimiento y funcionamiento de los faroles; una virtud los vecinos eran muy buenos colaboradores y cada uno se llama dueño del farol y los cuidaban celosamente, fue la primera iluminación de una vía publica en Aguas Dulces.”

y al respecto Rosemary Rocha Silva – hija del funcionario municipal Eugenio “Masarico” Rocha, encargado entre otras tareas municipales de encender los faroles de la única vía pública- lo recuerda de esta manera: “el alumbrado fue idea de los Ediles de la Junta Local de Castillos mediante faroles de mecha a queroseno, que disponían de una campana por encima para proteger lo máximo posible la llama encendida y estaban colocadas estratégicamente en el centro del balneario, que era el entorno del Club de Aguas Dulces; se colocaban al atardecer y daban mucho trabajo mantenerlas encendidas particularmente los días de viento.

Recuerdo las noches de luna con ese alumbrado, le daba una mística al balneario y era un deleite salir a pasear en las cálidas noches de verano. Esta experiencia duró poco tiempo, luego vino el alumbrado de energía eléctrica”.

Memorias de Aguas Dulces



LA PESCA DEPORTIVA

En cuanto a la pesca deportiva había mucha pesca, corvinas, burriquetas, cazón, mochuelos grandes,… se capturaban con cualquier arte de pesca que tuviera anzuelos, ahora nada de nada. Esta situación se la atribuyo a los barcos pesqueros, a los lobos marinos y a las embarcaciones que capturan caracoles que también influye dado que eliminan los comederos. Ya no están en la costa pescando, en diversos puntos de Aguas Dulces, aquellos vecinos de Castillos que luego terminaban reuniéndose en el Arinos, como Esperanza Pintos, “Tito” Rodríguez, José María Vitancurt, Nelson Rocha, Arturo Molina, y otros…, con sus reeles, aparejos de lata o con los aparejos de piola. En este entorno un sinfín de anécdotas…

Las cañas de pesca con reel eran artesanales, se cortaba caña tacuara ó bambú madura, es decir de color amarillo, de buena altura que satisficiere al pescador, la cortaba y desojaba, le pasaba la escofina para limar las asperezas, la dejaba secar a la sombra sobre un suelo plano por varios días. Después armaba un fogón o prendía el brasero, engrasaba la caña, generalmente con sebo y lo pasaba lentamente por el fuego y nuevamente engrasarla y pasarla apenas por la punta de la llama y así sucesivamente; luego la dejaba sobre el suelo plano y donde la caña tuviera curvaturas se le ponía elementos de peso buscando que fuera lo más recto posible. Esta operación se realizaba en varias jornadas hasta lograr el objetivo deseado, desde la parte más fina se trataba de curvarla para evaluar su flexibilidad; a esta caña se le agregaban los pasa hilos y se los fijaba con tanza, generalmente se disimulaban estas añadiduras y a su vez adornaban estas cañas con una cinta de plástico que venían de varios colores, que se usaban para forrar los manubrios de las bicicletas.

No sólo se competía por el tamaño y cantidad de captura, entraba la caña que permitiera con la experiencia del pescador lanzar la plomada con sus anzuelos encarnados lo más lejos posible; y el comportamiento de la caña cuando se sacaban corvinas negras de 10 ó 12 kg por ejemplo. Para el pescador, su caña era un orgullo de su creación.



LA TORMENTA EN LA COSTA

Creo que fue en el verano de 1965 cuando con mi padre decidimos ir a pescar a la Punta del Diablo de Valizas. Un día de calor agobiante nos fuimos a pie desde Aguas Dulces por la costa, pasamos el Arinos, luego la Juanita, la boca de la barra estaba cerrada y luego dejamos atrás la base del marco del Tratado de Límites de 1750.

Arribamos al pesquero y con nuestros reeles Océano comprados en Chuy en el comercio de Samuel Priliac y con nuestras cañas artesanales tirábamos nuestros lances, una vez tras otra; de vez en cuando nos refrescábamos con agua de mar y bebíamos agua de una botella de vidrio a la que habíamos enterrado en la arena húmeda para mantenerla fresca.

De pronto, mi padre sintió un fuerte pique y tiró hacia atrás con firmeza y sin brusquedad, empezó a recoger la tanza, de en vez en vez aflojaba la estrella y volvía a apretarla y recoger nuevamente la tanza hasta cansar la pieza que traía. Por conocedor del pique y el trabajo que realizó aseguró que era una corvina negra. Efectivamente era una corvina negra de unos diez quilos, orgulloso dijo “ja! Aguantó mi cañita!, que la parió!”, para mis adentros me dije – celoso como todo pescador – cuando tenga mi casa no lo dejo entrar al baño, capaz que me rompe el wáter.

Yo, nada! Algún saludo nada más. Sobre el horizonte empezamos avistar nubes negras y un suave viento del norte, recogimos nuestras artes de pesca, a la corvina negra o criolla, le pasamos por las agallas y la boca tanza con varias vueltas para transportarla. La mejor manera es que se vaya uno caminando por el agua con el pez ya que por sus características aliviana el llevarla.

Estábamos en la boca del arroyo cuando el cielo se cubrió de nubes negras y ocasionales relámpagos. En las inmediaciones de la Juanita el panorama era diabólico, el cielo era un conciliábulo de relámpagos y un fuerte viento arrachado; la tormenta hacía ostentación de su poder con el fragor de sus truenos. Daba miedo… al menos a mí.

Mirar el mar con su vaivén de olas, ver las descargas que de las nubes venían y como que todas ellas caían en el mar, el día se hizo prácticamente noche. Luego, una cortina de agua que permitía ver a pocos metros… genera temor, angustia ver que la distancia es larga aún. Después te acostumbras o te entregas y ganas en serenidad, o al menos esa fue mi experiencia.

En nuestro punto de destino, Aguas Dulces, mi abuelo paterno y amigo Rufino Gervasio Rocha conocido por Muringue había “hecho surco” entre el rancho y la costa preocupado porque no nos veía venir; conociéndolo a él, sus improperios se los llevó el viento. ¡Qué abuelo! aún lo llevo prendido como una magia en mi corazón, él nos esperaba…

Memorias de Aguas Dulces



DOÑA ROSA O ROSALINDA

No pasa más Doña Rosa o Rosalinda con su carrito de madera, construido en forma maciza levantando los residuos de las comidas, por nosotros conocido como “la lavalle” para alimentar a sus cerdos. En la parte interna del vehículo eran dos bateas, una para los líquidos. Las porquerizas estaban a los fondos del poblado, entre el monte de pinos y acacias cerca del parque del MGAP, cuando el arbolado de este espacio público llegaba hasta el alambrado que separaba a éste del rancherío y la vivienda del encargado. En este espacio público solían acampar, generalmente a pasar el fin de semana o el domingo familias que se reunían en unas carpas grandes, color verde oliva, nunca un incidente, si pletóricos de alegría.



ALGUNOS NAUFRAGIOS

La costa atlántica uruguaya está marcada como uno de los doce cementerios diabólicos en el mundo según el investigador de naufragios Iván Sanderson. Varios centenares de barcos sucumbieron antes las aguas embravecidas del Atlántico y del Río de la Plata.

Memorias de Aguas Dulces

Aguas Dulces, obviamente no es ajena a estos tristes acontecimientos y numerosas son las embarcaciones de diversas nacionalidades, tipos y tamaños que cayeron para siempre en sus costas desde la conquista española. Muchas otras sucumbieron en la soledad y sobre ellas cubren un manto de misterio dónde, cómo y cuándo claudicaron ante la fiereza del Atlántico; pero de otras se saben sus nombres, lugares, fechas, cargamentos, vidas humanas perdidas y salvadas.

En Aguas Dulces y sus zonas próximas aún se aprecian restos de algunas embarcaciones como mudos testigos de esas numerosas tragedias marítimas, a modo de ejemplo el bergantín holandés Júnior que cayó el 29 de junio de 1869. (9) Con relación a esta embarcación el vecino Mario Ubal Olivera recordó que su abuelo Gabino Ubal Ortiz “remató el barco y lo explotó mientras el mar lo permitió, lo compró todo con mástiles incluidos. Con la madera construyó una pieza para los huéspedes y un galpón en el Rincón de los Olivera, pero quedó la parte de la quilla enterrada que es lo que aparece ahora quemado en la costa cerca de la casa que era de Gabito Barrios”.

Memorias de Aguas Dulces



EL VAPOR PAQUETE ARINOS Y SU LEYENDA

La oprobiosa guerra de la Triple Alianza (Argentina, Brasil y Uruguay) emprendida contra el hermano pueblo paraguayo quedó atrás, en 1870, sin embargo Brasil continuó con contingentes militares en el territorio del Paraguay y en Matto Grosso hasta la firma del Tratado de Cotepige en 1876.

El ochenta porciento de la población masculina paraguaya sucumbió en la guerra; en consecuencia los habitantes que sobrevivieron fueron niños, mujeres, ancianos, enfermos,… pero de éstos – mujeres y niños - participaron en las contiendas de la Triple Alianza.

El Uruguay del 1875 registra hechos históricos fratricidas; el Presidente José Eugenio Ellauri fue depuesto por un golpe de estado militar en el que tuvo como protagonista al Batallón de Guarnición de Montevideo comandado por el Coronel Lorenzo Latorre Yampén.

Asume como Presidente de facto Pedro José Varela Olivera, la paralización comercial, industrial y la falta de seguridad continúa…, en consecuencia se genera un desequilibrio económico en nuestro país y da lugar a la Revolución Tricolor en octubre de 1875; éste año es conocido como el “Año Terrible”

El Arinos sucumbió el 9 de octubre de 1875, generador de numerosas leyendas con sus libras esterlinas que transportaba para subvencionar los gastos del ejército imperial brasileño de la triste guerra que junto a Argentina y Uruguay la emprendieron contra el pueblo hermano paraguayo.

El oro del Arinos, o sean las libras, fue y es motivo de leyendas, los de hoy recogieron de sus antepasados esas historias que no resultan tangibles en que terreno corresponde: el real o el de la fábula. Estas historias las narran como reales y la mayoría de los oyentes le dan credibilidad y otros una postura escéptica.

Se ha escuchado que debajo de unas tres palmas juntas en las cercanías de la laguna de Clotilde Olivera se encuentran las tan mentadas libras esterlinas, mientras que otros dicen estar ocultas en el palmar hoy llamado de la Laguna Negra, en la Cueva del Tigre en el domicilio del matrimonio Tomás Rocha y Honorata Rocha había oro, que en las noches se veían luces misteriosas y desarmaron la casa pero sin resultados.

A mi abuelo Quintín Rocha le escuché, si es que no me traiciona la memoria, que en un higuerón del Cerro de los Rochas (Cueva del Tigre) estaba oculto el oro de las libras en una vieja olla de hierro. Con respecto a este lugar enfrente a la Cueva del Tigre y a lo sumo unos ochenta metros estaba la casa de familia de Tomás y Honorata Rocha, la historia oral comenta que ésta casa la desarmaron piedra a piedra “porque aparecían en las noches luces y por otras historias calculaban que había plata, la gente escarbaba para buscar, iba hasta gente del pueblo; para mi no están ajenas las libras del Arinos” afirmó Don Adenor Rocha vecino del lugar; numerosos vecinos del Cerro afirman haber visto las tan mentadas luces. Lo que hoy es el Destacamento de Vialidad (MT Y OP) era todo chacras, uno de los Propietarios: Miguel Sassano tenía como peón a un niño de apellido Balduvino quien encontró entre unas piedras un cajón, la tomó y salió corriendo a mostrárselo a su patrón, Sassano ni lerdo ni perezoso y quizás sabedor de su contenido le respondió: “Deje eso mijo que es un cajón de un angelito”, sin más el niño dejó el cajón asustado, porque al decir “cajón de un angelito” significaba un ataúd de con un niño muerto.

Memorias de Aguas Dulces

También se habla de un comando revolucionario relacionado con la apropiación de las monedas de oro, insurgentes que recorrían la campaña oriental que cruzaban la frontera con Brasil y se entreveraban con los riograndenses del Sur que luchaban por la República Piratiní, anexarse al Uruguay,…,

Estuvo involucrada la lancera de Aparicio Saravia: Isabel Isidora Altez – descendiente de indígenas, castillense – Don Juan María DecuadroVeiga comentó una anécdota vinculada a la Señora Altez “…la lanza y el rémington armas lucieron como adorno junto a un rosario en la pared de la cabecera de su catre de cuero entrelazado. En cierta oportunidad, en horas de la noche ingresó un hombre con intenciones de robo e Isidora sin ningún tipo de vacilación tomó la lanza y lo mató sin temblarle el pulso. Ella era custodia de libras esterlinas que le habían dejado y estaba enterrado en el piso del rancho debajo del catre… vivía en un rancho de un señor Cruz y vecina de Sassano en lo que hoy es la cantera de Vialidad, al lado de un corral de tunas y unos ombúes. De no ser un mero mito, no estarán ocultas en diversos lugares,…? Más adelante veremos informes de prensa de la época con informaciones contradictorias, y hechos que realmente llaman la atención.



NOTICIAS DE LA PRENSA DE MONTEVIDEO EN OCTUBRE DE 1875 SOBRE EL VAPOR PAQUETE ARINOS.

El Telégrafo Marítimo - sábado 9 de octubre de 1875 ejemplar Nº 222 informaba:

Compañía Brasilera - DE NAVEGACIÓN A VAPOR - Línea Intermediaria El Vapor ARINOS - Su comandante P. Caldas es esperado de Río de Janeiro y escalas el día 9 del corriente y saldrá para dicho puerto el día 10 a las 5 de la tarde con escalas: en Río Grande, Itajahy, Colonias de Blumenau y Da. Francisca, San Francisco, Paraguaná, Iguapé, Cananoa y Santos. Recibe carga, pasajeros, encomiendas y dinero a flete para todos los puntos de su escala. Agencia Misiones 106 y 108. El Diario El Siglo de fecha 10 de octubre de 1875 publicaba el mismo aviso precedente.

Edición del miércoles 13 de octubre de 1875 del Telégrafo Marítimo – Nº 225 informa “Que será del Arinos? El vapor paquete brasilero Arinos conducía de Río de Janeiro y escalas hasta Río Grande con destino a Montevideo los siguientes pasajeros: JoâoEmygdio Da Silva Castro y su Señora, D. María Amalia Río Castro, Antonio Emygdio Río Castro, Dr. Guilherme Ferreira de Abreu, Dr. Alfredo José Vieira, Pedro Listas, Pedro Celestino Côres, Giuseppe Sanguini, Joaquín Carlos, Bisso Antonio, BoriPellegrino, MathiasFelippe, PriliaAdream, CeruTheodoro. – Ahora sólo nos falta saber los pasajeros que tomarían en Río Grande con destino a nuestro puerto. Cuántos pasajeros y sus nombres se embarcaron en el vapor Arinos?...

En esta misma fecha de publicación y medio da la noticia de que: “200 contos en plata – Esta suma nos dicen que traía el vapor Arinos para pagar los haberes de la estación naval brasilera sita en el Río de la Plata, la que está en el Paraguay y las fuerzas del Imperio allí existentes. A mas traía una gran cantidad de vestuarios para la tropa y marinería del Imperio.” El Telégrafo Marítimo prosigue en otra columna con dos informaciones más: “La demora del Arinos.- El vapor brasilero Arinos que salió de Río Grande para este puerto y nada hasta ahora se sabe que trae 12000 Libras para la escuadra brasilera y 100.000 pesos para Matto Grosso. La cañonera brasilera “Belmonte” salió ayer a recorrer la costa hasta Río Grande con objeto de ver si puede encontrarlo.” Y continúa en la misma edición, pero en la columna Sección Oficial: “ÚLTIMA HORA – Pérdida del “Arinos” – Por un chasque remitido desde Maldonado al Sr. Cónsul del Brasil en esta capital se sabe que el vapor “Arinos” se perdió el día nueve del corriente en la playa del Castillo Grande. La tripulación y pasajeros que conducía ese vapor se han salvado.”

El martes 19 de octubre de 1875 El Telégrafo Marítimo además de informar numerosos hechos de enfrentamientos de las fuerzas gubernistas con las de los revolucionarios que se denominaban “Tricolor”, en esta edición Nº 230 relata diversas noticias sobre el Arinos, que se transcriben en su integridad.

Memorias de Aguas Dulces

“SINIESTRO MARÍTIMO” – “El día 9 del corriente se ha perdido en la costa de Castillo Grande (República del Uruguay) el paquete brasilero Arinos. Al tenerse noticia de este siniestro salió de Montevideo la corbeta de guerra brasilera Belmonte á prestarle auxilio. Los agentes en esta ciudad del referido paquete Arinos despacharon para el lugar del siniestro al vaporcito Gambetta con el objeto de contribuir, ayudado por dos lanchas y los buzos necesarios, á salvar la carga que conducía ese paquete. Los pasajeros y tripulantes fueron salvados.”

“PÁRRAFOS DE CARTA” – De una que ha mandado el Comandante del vapor Arinos á sus agentes en Montevideo transcribimos los párrafos siguientes: < Con mucho sentimiento participo á Vd. que fué á la costa en esta playa con cerrazón, y difícilmente he conseguido seguir á un puerto de seguridad para nuestras vidas. Fuerzas revolucionarias tomaron cuenta en la costa y han saqueado cuanto importante vino a la playa. El dinero fué salvado y recogido en una casa de la autoridad local, pero sin embargo allí mismo me fue robado todo el oro. Mañana sigo á Santa Victoria y de allí ratificaré la protesta. Toda la gente me acompaña menos algunos pasajeros que siguen por tierra. Soy con consideración Vuestra Señoría. José Pereira Caldas – Castillo 18 de Octubre de 1875>” Atento a lo expresado anteriormente, en la prensa de 1875 y en particular en el periódico El Telégrafo Marítimo desde la fecha 9 de octubre de 1875 no informa de la situación marítima de la cuenca del Río de la Plata y costa oceánica uruguaya, trasluce de las noticias periodística una movilidad normal del puerto de Montevideo a los puertos de los Ríos Uruguay y Paraná, puerto de Buenos Aires como también los que navegan hacia el Océano Atlántico.

Sí surge una información climática del día 8 de octubre del año de estos acontecimientos en horas de la noche en la región de Buenos Aires (Argentina), que una fuerte tormenta asoló dicha zona con intensa actividad eléctrica. Y que dos personas resultaron muertas y una herida a consecuencia de rayos y una centella. Pero en cuanto a nuestro país no surgen elementos de advertencia de inestabilidades climáticas y por ende de navegabilidad.

El Telégrafo Marítimo prosigue informando en la edición del martes 19 de octubre de 1875 – Año XXV Número 230 sobre el Arinos:

“NOTICIAS DIVERSAS – CUATRO MIL LIBRAS ESTERLINAS – Según las noticias que nos suministró uno de los náufragos llegados en la Belmonte, fueron entregadas por el Juez de Paz Romero, dos cajones conteniendo 4000 Libras á las autoridades de Rocha. NÁUFRAGOS – A bordo de la corbeta de guerra brasilera Belmonte llegada ésta mañana de Maldonado, vinieron 19 pasajeros náufragos del vapor paquete brasilero Arinos perdido en Castillo Grande.

Dichos pasajeros se muestran muy agradecidos del buen trato que han recibido a bordo de la Belmonte así como de lo atento que ha sido con todos ellos el comandante, oficiales y tripulantes de ese buque. En el consulado brasilero se les ha tomado declaraciones minuciosas á esos náufragos referente á la pérdida de dicho paquete, como también sobre los robos que en su presencia se practicaron.”

RECIBO – Hé aquí el que ha dado un comandante Lúcio A. Puentes al tomar el dinero que conducía el Comandante del Arinos Manuel Pereyra Caldas:

“Declaro yo el abajo firmado que he recibido del Comandante del vapor paquete brasilero Arinos, D. Manuel Pereira Caldas cuatro cajones de libras esterlinas conteniendo la cantidad de 18.367; dichos cajones fueron salvados del buque cuyo nombre se menciona. Para lo que firmo el presente en marcha.
Castillo, 10 de octubre de 1875
(Firmado) Comandante del Gobierno
Lúcio A. Puentes.
(Testigo) – J.J. Ubald “

EL SAQUEO DEL ARINOS - Del Diario do Río Grande fecha 17 del corriente que recibimos hoy de la capital del mismo nombre, transcribimos el siguiente artículo: “No es sin indignación y con la mas profunda y dolorosa impresión, que consagramos algunas líneas con referencia al robo que se practicó en Castillo Grande de que fueron víctima el día 12 del corriente, el comandante y los náufragos del vapor Arinos, perdido en las costas orientales en la noche del 9 al 10, en consecuencia de una gran cerrazón.

Como acontecieron estos hechos criminales y se realizó uno de los mas atrevidos robos, por un cabecilla de la revolución, lo sabrá el público por la minuciosa carta de Santa Victoria que a continuación publicamos. El atentado practicado por el capitán Puente, y al que por ninguna forma puede ser extraño al comisario de Castillo Grande, Romero, merece ser tomada con la mayor consideración por el Gobierno Imperial.

Hé aquí la carta á que nos referimos:

< En mi última carta comunicándoles noticia de nuestro vapor Arinos, si bien dije que el comandante Manuel José Pereira Caldas, mandó aquí pedir por un propio Administrador de Aduana, Mayor Augusto Carbalho, jente y medios de conducion, porque él no quería arriesgarse con el dinero que había salvado, por la campaña ocupada por fuerzas militares que no ofrecen garantías. El mayor Augusto de Carbalho, como era de esperar de su carácter y actividad, y el capitán Moreira, comandante de la línea del Chuy, hicieron salir luego para Castillo Grande algunos amigos con caballada regular; pero ya en la reunión de los amigos ya en busca de caballos en las estancias más próximas, se perdieron algunas horas y solamente el día 12 los náufragos del Arinos recibieron el auxilio que con tanta voluntad les fue enviado.

Esto, con el mas duro pesar debo decirle, por causas no de pequeños intereses y por los peligros que corría la tripulación del Arinos, queriendo su comandante más de una vez cumplir su deber. Luego de salvados los pasajeros y tripulantes al comandante Caldas se le presentó una á tal Romero, Juez de Paz de la Localidad: le entregó la cantidad de 18.000 y tantas libras esterlinas, además cerca de 300 contos en moneda papel, que había salvado, porque no tenía en donde guardar dicha cantidad cuando debía atender á las precarias circunstancias de aquellos qué a él le estaban confiados.

… …Pasadas algunas horas, en el lugar en que se encontraban los náufragos, se presentó con 50 hombres armados un tal capitán Puente de las fuerzas de la revolución, y exigió de Romero en presencia del comandante Caldas, que le fuese entregado el dinero que tenía depositado… …La tripulación invitada para resistir y guardar el depósito, declaró que instigados y sin armas, estaban á la merced de los ladrones que los acercaban, inútil sería el sacrificio de sus vidas.

El dinero en la cantidad de 180 contos (igual á 90.000 pfts.) han sido entregados á Puente que no ha querido sin embargo tocar el dinero en papel y que pertenecía á nuestro gobierno.

Esto a consecuencia de las enérgicas reclamaciones del comandante Caldas, le dió en forma de recibo del dinero que robaron, en nombre de una revolución patrocinada por unos pocos brasileros. Luego apareciendo un hombre de Santa Victoria, Federico Cruz lo mandó el comandante Caldas de chasque para dar cuenta al Mayor Augusto AlvaroCarbalho del saqueo que acaba de ser víctima. Tan legítimos recelos se hicieron sentir en esta villa, que el Sr. Felicissimo José Rodríguez Correa con sus amigos y parientes mandasen mas gente en auxilio de los náufragos, pero ya perfectamente armados.

Memorias de Aguas Dulces

Sobre tal impresión apareció en la Villa (San Vicente de Castillos?), un indio y un negro oriental así como también un sargento nuestro diciendo que el capitán Puente no se presentaba al comandante de la línea por haber quedado enfermo próximo a la Villa, en casa de Cándido Texeira. Desconfiándose de todos, los dos primeros han sido reducidos a prisión.

En poder del indio fueron encontrados 2026 libras esterlinas, pero el negro negó poseer ese dinero. El capitán Lapuente, cuando fue procurado, no se halló declarando Claudio Texeira que él no había pernoctado en su casa dejando un caballo cansado en su galpón.

Apareciendo algún dinero en poder del indio, y habiendo pasado nuestra frontera el capitán Puente, se desconfiaba de él con el Juez Romero distribuyesen el robo y principalmente cuando ya es sabido que Puente abrió dos cajas cuyo contenido distribuyó entre tres de sus amigos, quedando una caja en poder del comisario, además del dinero en papel.

No habiendo ni podido usar de actividad el primer suplente del sub-delegado de Policía, Manuel Joaquín de Oliveira para la prisión de los ladrones ya seguros, el teniente Felissímo José Rodríguez Correia se puso en compañía con sus amigos. Procurará con empeño á Puente é indudablemente capturará este ladrón si estuviese en su distrito.

Si menciono este distinguido ciudadano, no por esto se crea que quiero hacer una injusticia al Capitán Moreira y al mayor Augusto, porque toda la ciudad sabe como se han portado en esta ocasión, ya para enviar socorro á los náufragos, ya para ver si conseguían rescatar las cantidades robadas. Expuestos los hechos, dejo los comentarios, por que no me siento con fuerza para analizar debidamente el atentado cometido con los náufragos del Arinos.”

Mi primer libro “Relatos del Camino del Indio” editado en el año 2001 está conformado por las historias orales de vecinos de estos pagos de Castillos, muchos de ellos trasmitidos de generación en generación – el conocimiento empírico grabado me ha enriquecido enormemente y lo transfiero a los demás porque es un patrimonio de todos – transcribo un comentario que coincide en parte con lo declarado por el Capitán Caldas:

El “Indio” González recordó que Don Avelino Rocha le contó que “un tal Romero había robado unos cajoncitos de libras esterlinas de los que traía el recordado barco encallado en las costas de Aguas Dulces, el Arinos; los había robado de una casa rural muy próxima a Castillos, yendo para Aguas Dulces a la izquierda sobre la loma más alta. A este hombre lo descubrió un Segundo de la policía de apellido Núñez, quien con dos guardias civiles lo persiguió”; al llegar al palmar de las enviras “el caballo de Romero se acalambró y tuvo que desensillar y dejar la montura junto con la maleta de las libras en una palma inclinada. Este hombre huyó para el Brasil, no se sabe cómo, amparado por los palmares, pajonales, monte indígena, sierras y bañados; se dice que se marchó con una parte del botín y de él nunca mas se supo.”

El Telégrafo Marítimo es una parte muy importante en la recopilación de los sucesos que rodearon al vapor paquete brasileño Arinos, volvemos una vez más a este medio de comunicación, a la edición del miércoles 20 de octubre de 1875 Año XXV Nº 231, informa:
“MAS DATOS – A los que ayer publicamos sobre el robo de las libras esterlinas que traía el vapor Arinos tenemos que agregar los siguientes que registra La Ley de Rocha de fecha 17 del corriente:
Dice así:
Señor Redactor de La Ley:
Remito á Vd. para su publicación la nota que me ha sido dirijida por el teniente don Manuel Romero, referente á la devolución que hizo éste, al capitán del Vapor Arinos de libras esterlinas que le habían sido arrebatados por el capitán D. Leoncio Lapuente, desertor de las fuerzas pertenecientes á la revolución; y así mismo el recibo del referido capitán, en el que consta la entrega que le hizo Romero, de dichos cajones.
D. Vd. A. y S.S.
Enrique Yarza
Rocha, Octubre 14 de 1875

---
Rocha, Octubre 14 de 1875.
Señor Comandante D. Enrique Yarza
Tengo el honor de poner en conocimiento de V. S. que habiendo llegado á mi noticia que el prófugo (mandado perseguir) Leoncio A. Lapuente, había dejado ántes de su fuga depositados en casa de Isidora Altez, dos de los cuatro cajones conteniendo dinero que había arrebatado infamemente al Comandante del vapor Arinos naufragado en la costa de Castillos, el día 10 del corriente, avancé con la partida á mis órdenes, á la susodicha casa donde encontré efectivamente intactos, los cajones de la referencia, los que ayer mismo entregué al comandante del referido Vapor según consta de la declaratoria que en testimonio adjunto.
Felicitando á V. S. por tal acontecimiento que honra la actitud con que han procedido los ciudadanos y soldados que me han acompañado tengo el honor de saludad á V. S. á quien.
Dios guarde muchos años.
A ruego del teniente
Manuel Peralta Romero
Por no saber firmar
Liberato Fajardo.

_ Declaro que recibí del señor teniente Romero, por ante mis oficiales tripulantes y del señor Vice-Cónsul de Portugal, Federico Augusto dos Santos Baptista, dos cajones con el rótulo que dicen tener libras esterlinas 4.367 cuatro mil trescientos sesenta y siete, que me fueron arrebatados por el señor Leoncio Lapuente en la noche del 10 del corriente.
Castillos, 13 de octubre de 1875.
Manuel J. Pereira Caldas.
Capitán del vapor Arinos naufragado en la costa de Castillos, el día 9 del corriente.

Las circunstancias del Arinos merece una mayor investigación y determinar o acercarnos en lo posible hasta lo más profundo de las raíces de su historia, es realmente una madeja enmarañada que habrá que buscar su punta para ir desentrañando su historia, de que roles cumplió en aquella revolución Tricolor, que vinculo existió con los independentistas riograndenses.

De la información de prensa surgen demasiadas inconsistencias a la que debe sumarse la poca información a los hechos del naufragio. Da para reflexionar la ausencia de las vivencias que debieron soportar los pasajeros y tripulantes del vapor, donde se protegieron? Quien posiblemente les dio hospedaje, si es que así sucedió. Abrigos y alimentos,…? Muchas interrogantes y nulas respuestas. Lo que primó fueron las libras esterlinas, el eje de esta historia. El desafío esta planteado para genera una edición histórica que tendrá que llamarse: Arinos.



OTROS NAUFRAGIOS

En ocasión de las grandes crecientes y luego la bajante que se lleva una cantidad importante de arena, se deja al descubierto un viejo cañón de hierro y un largo “listón” del mismo metal, éste con dirección al Arinos. (10)

En la lagunita del Arinos como se la conoce en la década del 1960, se veían los restos de otra embarcación de madera que emergía del médano adyacente, a la izquierda mirando el monte del M.G.A.P., dentro de este predio.

El vapor inglés Gainford encalló en septiembre de 1884, mientras que el 18 de marzo de 1891 le tocó la misma suerte al patacho alemán Johamann ó Johanna y aseguran que se trata de la Juanita. (11)

Cerca de este lugar, más tierra adentro, serpenteando este monte de árboles existen unos esteros o bañados que prácticamente se extienden desde Aguas Dulces hasta las cercanías de la barra de Valizas. Próximo de acá, relató Mario Ubal Olivera una acción de su abuela Clotilde Olivera. Con voz emocionada contó el hecho, “la abuela Clotilde Olivera – sobrina del Coronel Leonardo Olivera, héroe de la Patria enterró con ayuda de otras personas armas largas, algunas de ellas de cargar por la boca, en el bañado del fondo de su campo esto fue en el año 1910, ya en la guerra civil – en las filas de Aparicio Saravia de 1904 le mataron a su hijo Gabino y a un primo de nombre Manuel Olivera.

El levantamiento de los blancos en 1910 en contra de la relección del Dr. José Batlle y Ordóñez, motivó a mi abuela a enterrar las armas, reventando el lodo a una profundidad de cuatro metros; ya no quería más desgracias en la familia…”

A muchos aguadulceños les hemos escuchado que frente a la Terraza y en otros lugares aparecen trozos de carbón de piedra o coque. Son varias las embarcaciones que naufragaron con este tipo de cargamento, como ejemplos, la barca italiana Filomena un 4 de agosto de 1868, mientras que en agosto de 1874 les tocó turno al bergantín inglés Willowbrae y el 25 de agosto de 1882 a la Luge María. Muchas veces hemos apreciado restos de tejas y en las inmediaciones de Aguas Dulces encalló una barca francesa la Courier Des Mers el 19 de febrero de 1874. (12)

Existieron otras embarcaciones que dejaron algunas historias y amigos castillenses estuvieron vinculados a través de diversas actividades como lo ocurrido con el carguero argentino Santa Elena un 25 de enero de 1956 que estaba ubicado en las proximidades del Arinos y que la bravura del mar lo dejó prácticamente sobre la costa. El mar fue socavando la arena donde estaba varada la embarcación y con el apoyo de fanfarrines dirigidos por el Capitán Castañola lograron que flotara nuevamente. En esta oportunidad estaban de visita en el barco dos vecinos del balneario de apellidos Ubal y Olivera, además estaban embarcados integrantes del Directorio del Banco de Seguros del Estado los señores Grauert, Antonio Gabito Barrios y el Capitán Varela. Una vez rescatado el barco no les dieron tiempo a desembarcar, pero sí lo hicieron en el puerto de La Paloma.

Con relación al Santa Elena, Carlos Julio Arrieche Ferrer comentó “yo tenía un jeep con tracción en las cuatro ruedas y era el encargado de transportar la tripulación para cambiar la guardia de a bordo cuando no había costa; En una ocasión no tenía suficiente combustible pero había que llevar a los marineros, y bueno cuando llegamos al lugar del barco bajaron un bidón de queroseno, cargamos el tanque del jeep y a los tropezones regresé al balneario con la guardia que quedaba en tierra. La otra persona que transportaba la tripulación cuando había buena costa era Blanco Méndez Blanco, que tenía una cachila baturé marca Ford rodado 18.

Memorias de Aguas Dulces

La Santa Elena traía un cargamento de hojas de yerba mate que fue trasladado a Aguas Dulces en un tractor zorra conducido por Juan Sáenz, conocido como “Juan Grande”. Depositaron la mercadería en las inmediaciones del Hotel Rondoni, en las proximidades de lo que es hoy el Beco de los Santos, y ahí la cargaron a un camión Borward de la empresa Miragliay la transportaron momentáneamente hasta el local que actualmente es la Escuela Técnica de Castillos. Ahí se efectuó el control aduanero a cargo del Receptor Octavio Pérez. Cumplida esta gestión primeramente se la acarreó al puerto de Montevideo, luego se decidió llevarlo directamente a la Yerbatera y Molino Campeón.

El vapor de bandera nacional San Salvador zozobró el 11 de octubre de 1959 en las proximidades donde estuviera la rescatada Santa Elena, en la ensenada hacia la Barra de Valizas. A este navío lo desarmaron y todo el material lo depositaron en las inmediaciones de lo que fuera el hotel Rondoni. Y de este barco Rubén Miraglia Visconti, empresario de transporte de carga, memorizó: “a Paysandú llevé para el astillero el eje central que era de cromo níquel, era muy pesado y de mucho valor; este eje es el que agarra la hélice”.

Rocha Méndez Blanco relata un episodio muy común en las Costas de Rocha, levantando lo que el mar sacaba: “Cuando encalló el barco Vino Castello en una de las islas, era tabla tapada la costa hasta los Moros, nosotros a caballo enganchábamos las tablas con cuarta o rienda de alambre, eran tablas de pino brasilero de unos cinco metros y medio de largo, tablones hermosos”.



EL FRANCISCO ROCCO Y EL HÉROE DE AGUAS DULCES

“Otro que recuerdo fue cuando naufragó el Francisco Rocco. A las tablas que el mar tiró a la costa, las recogíamos y las enterrábamos en la arena para ocultarlas, luego veníamos a buscarlas. Andábamos con un primo mío, Diego Sena Rocha y vimos que andaba una patrulla de policía y nos escondimos dentro de un juncal que era alto. Desde allí vimos a otro señor de apellido Decuadro, que se había metido atrás de un médano alto, que cuando sopla viento del lado del mar es desplayado y del otro lado de la duna es vertical y estaba ahí; la policía subió al médano y lo vieron, efectuaron un tiro al aire, no sabía para donde rajar, que julepe se llevó!”

El acontecimiento que mayor trascendencia marcó en nuestra comunidad y fuera de nuestras fronteras, fue la tragedia del carguero de bandera argentina Francisco Rocco con un cargamento de madera y con una tripulación de 16 hombres. Aquí tuvo una notable e inolvidable intervención un agente de 2ª de 30 años de edad Don Agosto Álvarez.

Era entre el 5 y 6 de octubre del año 1961 cuando la referida embarcación encalló en Aguas Dulces y el funcionario policial consciente del inminente riesgo de vida que enfrentaba la tripulación y desobedeciendo órdenes de sus superiores, se tira al mar embravecido y salva a todos luchando contra enormes olas y tablas que flotaban por doquier. Agosto Álvarez nació y creció junto al mar y gran parte de su vida vivió de ella, por lo tanto sabía muy bien lo que era la fiereza del océano. Este acto lo convirtió en el Héroe de Aguas Dulces y reconocido internacionalmente por esta heroicidad recibió numerosas condecoraciones por su valentía y humanidad.

La Escuela del balneario lleva su nombre en reconocimiento por la valentía, la entrega por la vida de los demás; después del acto heroico siguió siendo el mismo Agosto Álvarez como cuando era pescador, el humilde policía, valores imponderables de vida. El centro de enseñanza al llevar su nombre ha de explicar y enseñar a sus alumnos el por qué. Que comprendan que en la vida existen otros valores tan preciados como un tesoro, no sólo el valor material y de intereses existencialistas e individualistas, que es vacuo, es el hoy y mañana, nada más.



DE AGUAS DULCES AL POLONIO

En la década de 1930, Don Ramón Manuel Romero hacía viajes en carro tirado por caballos desde Aguas Dulces al Cabo Polonio, por la costa. Luego de atravesar el arroyo Valizas cruzaba entre los médanos hasta la llegar a la playa firme que conduce al Polonio.

OTRAS CRÓNICAS DE AGUA(S) DULCE(S)

Recorriendo las páginas del Libro de Registros de los Partes Diarios del Resguardo de Aduanas del Cabo Polonio del 1899 al 1927, surgen algunas noticias del balneario por consecuencia de los recorridos de los guardas aduanaros, que se transcriben textualmente para no perder su riquezas históricas, relatados en su momento.
“… Nº 28
A Nº 256419
Polonio, Febrero 10 de 1926
Sr Receptor de Aduana
Don Belisario Espalza Rocha

En cumplimiento a lo ordenado por Ud, orden recibida anoche por intermedio del Gda. 3º Mario Pérez para su conocimiento y efectos que juzgue convenientes remito a Ud copia del acta labrada por el Sr Teniente Alcalde de la 4º sección judicial de este Departamento Dn Benjamín J Cereceda con motivo del hallazgo del cadáver de Rufino Rebollo el que pereció ahogado en el océano en el día de ayer a las 11 horas m/m frente al balneario denominado Aguas Dulces.

Como en el acta de la referencia no consta la presencia del suscrito a pesar de encontrarme presente en momentos de levantar el cadáver hago saber al Sr Receptor que me encontraba en la costa y próximo al lugar donde fue sacado del agua viendo claramente cuando fue extraído de esta por Maurente.

Considero innecesario mandar filiación y otros datos puesto que el cadáver fue identificado tanto por el Sr Tte Alcalde y testigos de existencia como así mismo por la población del balneario en general: esto es salvo la mejor opinión del Sr Receptor Saluda a Udatte
Felipe S Veiga”

La historia de un bote lanzado por el oleaje del mar:

“…
Encontrándome el día 16 (de mayo de 1926)del actual en recorrida para la Angostura después de pasar la barra de Valizas a 600 mts m/m y en jurisdicción de Castillos encontré indicios que el mar había arrojado algo suponiendo por los pequeños pedazos de madera que en el lugar se encontraban que se trataba de una embarcación.
Mas tarde pude conseguir otros datos aunque vagos. Algunos vecinos de las inmediaciones manifestaron haber oído que el día anterior a eso de las 16 horas el mar había arrojado a la costa un bote roto.
En posesión de estos datos y al no encontrarse el objeto pero si rastros de que personas a caballo habían estado en el lugar, que este había sido sustraído procediendo a buscarlo aunque había desaparecido sin dejar rastro.
El día 17 a eso de las 8 ½ encontré un rastro que partiendo de la costa del Océano seguía al N. dejando el balneario Agua Dulce a la izquierda y siguiendo ese rastro encontré dentro de un bañado que existe en el campo de Dn Quintín Cuadrado los pedazos de un bote de unos 18 pies de largo pintado de blanco y gris separado en dos de proa a popa y que se encuentra sin esta última como asi mismo sin bancos ni bordas.
Siguiendo las instrucciones de esa Receptoría me entrevisté con Dn Rufino Cuadrado encargado del establecimiento que no tuvo inconveniente en recibir en depósito los pedazos del bote sin pretensiones de remuneración lo que se efectuó en esta fecha llenando las formalidades del caso.
Saluda a Udatte
Felipe S Veiga
…”

Noticias que se refieren a los cajones de aceite de oliva en la costa oceánica:

“…
Nº 12 L Nº 221415
Polonio, Octubre 29 de 1926
Sr Receptor de Aduana
Dn Belisario Espalza Rocha
Comunico a Ud que el día 27 y en regreso de una recorrida a Angostura fui informado por el vecino Herminio Molina que vive próximo a la costa del Océano en el rincón de Valizas que ese día por la mañana que el mar había arrojado 2 cajones de aceite de oliva marca Boccanegra y los que había transportado a su casa poniéndolos a mi disposición.
Inspeccionados los cajones noté que las latas que contenían estaban averiadas por lo que resolví sacarlas a fin de aprovechar algo de su contenido.
Aunque como digo los envases estaban en su totalidad averiados pude aprovechar pasándolos a otros, de los 48 cuartos lata unos 11 kgs m/m de aceite (al parecer) en regular estado.
En vista de este hallazgo y como el viento fuera favorable regresé hacia Angostura encontrándome mas allá del balneario Agua Dulce (costa de Castillos) con el vecino Dn Dámaso Sena que juntaba por la costa latas de aceite sueltas de la misma marca y capacidad de las ya mencionadas sumando en total 21 de las cuales 9 estaban ya completamente vacías y las restantes aunque averiadas contenían mas o menos un poco de aceite y agua no pudiendo precisar lo que puede aprovecharse por no poder disponer de envases quedando en casa y al cuidado del Sr Sena a fin de evitar en lo posible se derrame su contenido hasta tanto algún envase para traspasarlo.
Saluda a Udatte
Felipe S Veiga
…”



LA URBANIZACIÓN DE AGUAS DULCES

Vecinos de Castillos y autoridades departamentales comprendieron la necesidad de efectuar un ordenamiento territorial del balneario Aguas Dulces, evitando que el núcleo poblado fuera creciendo desordenadamente, buscando además un marco legal a los bienes allí existentes.

Memorias de Aguas Dulces

Ante ello, en diciembre de 1967 la Presidencia de la República resolvió que el Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca suscribiera con la Intendencia Municipal de Rocha un convenio para la regularización del balneario, con el fin de impedir la construcción de nuevas viviendas en predios fiscales, gestión impulsada por el Diputado Dr. Jesús Laborda Guimarães en aquel período legislativo.

En el año 1972 se integra la Comisión Administradora de Aguas Dulces durante el gobierno departamental del Intendente Don Mario Amaral. Han transcurrido a la fecha treinta años de trabajos por el balneario desde aquella ocasión y aún continúan formando parte de ella el Escribano Israel Uriarte y el Ingeniero Agrimensor César Quintana junto a vecinos que fueron sustituyendo a otros; esta Comisión trabajó en la redacción de la Ordenanza del Balneario Aguas Dulces con el fin de poner punto final a la anarquía edilicia.

En el año 1975 durante el gobierno cívico militar, la Junta de Vecinos de Rocha presidida por el castillense Hugo Lujambio aprueba la Ordenanza de urbanización de Aguas Dulces. El argumento fue que el núcleo poblado se estaba formando desordenadamente y sin sometimiento a ninguna limitante, agravado por la inexistencia de servicios esenciales como el agua potable, luz eléctrica y saneamiento, ésta última situación aún no se ha regularizado. La Ordenanza no descuidó la visión del crecimiento edilicio y el interés turístico, fomentó el desarrollo del lugar con fuentes de trabajo en la construcción y actividades anexas.

El lunes 10 de abril de 1989 el diario El País en la página de información nacional tituló “PIDEN CONFISCAR Y DEMOLER 4 BALNEARIOS” y como subtítulo “ranchos ilegales en Aguas Dulces, Punta del Diablo, Polonio y Valizas”. Sintetizando lo más destacado de las expresiones del extenso artículo periodístico, señala que es “necesario diferenciar por lo menos cuatro zonas territoriales, donde se asientan los principales núcleos de viviendas, cada una de ellas con características propias y por consiguiente merecedora de un tratamiento diferencial. La nota común en todos estos nucleamientos es que los particulares han efectuado una ocupación indebida, construyendo viviendas sobre la costa y la zona de playas........”

El 2 de febrero de 1988 se integró un grupo de trabajo en el Ministerio de Turismo para evaluar la situación de deterioro de los balnearios del departamento de Rocha, entre ellos Aguas Dulces y tal como lo indicaba el diario El País el 10 de abril de 1989, se diferenció cuatro zonas territoriales con características propias. Este grupo de trabajo llegó a la conclusión de que el asentamiento Aguas Dulces es competencia de la Intendencia Municipal de Rocha en un sector mientras que en otro lo era el Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca. Además planteó que era necesaria la intervención judicial imponiendo el cese de las ocupaciones indebidas mediante la promoción de desalojos, desocupación y demolición de las viviendas en el dominio fiscal.

El integrante de la Comisión Administradora de Aguas Dulces Escribano Israel Uriarte expresó: “La anarquía de las construcciones del balneario se debía a la superposición de competencias, durante mucho tiempo no se supo quien mandaba. Por un lado existía un expediente que el gobierno reconocía a la familia Olivera como propietarios de esos terrenos, luego se demostró que no era así, la Prefectura Naval tiene competencia sobre toda la costa y el Ministerio de Ganadería y Agricultura y Pesca era propietario de algunos padrones”.

Uriarte recordó: “cada vez que se pretendía ordenar se chocaba contra dos anarquías, la física, es decir que las construcciones se hacían por cualquier lugar a vista y paciencia de todos y la anarquía jurídica por la superposición de competencias. Felizmente se aclaró en virtud de una paciente investigación del Dr. Amadeo Molina Faget quien comprobó que los bienes en cuestión nunca salieron del dominio fiscal. Convencido el Estado de ser el único propietario transfiere a la Intendencia Municipal de Rocha los padrones 1616, 1617 y 1645 donde se encuentran los núcleos poblados de Aguas Dulces y Barra de Balizas, con la facultad que otorga la Ley 16335 del 5 de diciembre de 1992.”

Transcurrieron cincuenta años, desde 1942 a 1992, para regularizar la situación jurídica de estos terrenos. Hoy el balneario en gran parte se encuentra urbanizado y en la misma medida al amparo legal. El sentir o la interrogante es el porqué de las características de la actual urbanización extendida hacia la ruta Castillos - Valizas, es decir a la intersección de las rutas 10 y 16.

A muchos vecinos les preocupaba la poca extensión de los terrenos y por qué no se extendieron paralelos a la costa atlántica, para que todos los propietarios o arrendadores tuvieran la misma oportunidad de estar cercanos al mar. Igualmente se adquirieron terrenos en el balneario, dado que en los plazos inmediatos no había otras posibilidades de que se urbanizara con otros criterios.

Uriarte destacó la labor del Ingeniero Agrimensor César Quintana cuando comenzó las tareas de urbanización y al respecto memorizó “se encontró que no le dieron un terreno limpio donde pudiera depositar toda su fantasía, con un desorden de construcciones y sobre eso tuvo que hacer los fraccionamientos tratando de respetar lo que estaba hecho.


En vez del damero español, las manzanas cuadradas, se adaptó a una realidad y evitó al máximo las demoliciones que atentaban el derecho de propiedad legítimo porque lo que construyeron no fue violentando ninguna ley. Fue tan trabajoso y esmerado el trabajo que hizo Quintana que sólo se demolieron cuatro viviendas y a una de ellas por sus condiciones humildes el Gobierno Departamental les dio el terreno y les construyó el mismo ranchito”.




NOMENCLATOR DEL BALNEARIO

En la edición de enero de 1998 el periódico castillense El Palmareño impulsa la idea de confeccionar un nomenclátor para Aguas Dulces y al respecto se conformó un grupo de trabajo. Se decidió que en la elección de nombres para las calles y espacios públicos tuvieran parte activa los aguadulceños a través de una votación, expresando sugerencias para las denominaciones en treinta urnas distribuidas en locales públicos de Aguas Dulces y Castillos. Participaron más de 575 personas en esta convocatoria.



BIBLIOGRAFÍAS Y PUBLICACIONES CONSULTADAS:

1)Revista Minas de 1949 y escrito por Rodolfo Obregón
2) Benjamín Sierra y Sierra: Apuntes para la geografía del departamento de Rocha
3) Repartido Nº 105 – Agosto 1942 – Carpeta Nº 211 de 1942
4) El Palmareño de diciembre de 2000
5) El Palmareño ídem
6) El Palmareño ídem
7) Libro ÍNDICES URUGUAYOS – Sección Rocha de noviembre de 1936 en la página 160.
8) Sociedad Uruguaya de Geología Revista Nº 10 año 2003.
9), 10), 11) y 12) De Naufragios y Leyendas en las costas de Rocha – Juan Antonio Varese.

Pueden escribirle a Néstor Rocha a su mail: rocharochanestor@hotmail.com



EN CUENTRA RAPIDAMENTE LO QUE ESTÁS BUSCANDO EN MÁS ROCHA

BUSCAR